El aire acondicionado con tecnología invertir cuentan con un mecanismo mediando el cual hace cambios de frecuencia en su ciclo eléctrico, es decir que regula la velocidad del compresor.

En lugar de encenderse e iniciarse frecuentemente para obtener la temperatura media deseada, con el inverter el compresor gira de forma continua, lo que ayuda a mantener constante la temperatura de la sala.

Estas son algunas de sus ventajas:

Ahorro energético: el ahorro oscila entre el 20-25% e incluso más del 50% en algunos casos.

Ahorro económico: este ahorro varía mucho en función de la instalación o el equipo, pero puede alcanzar los cientos de euros sobre el total anual.

Confort térmico: los sistemas inverter proporcionan una temperatura más estable, sin cambios bruscos y apenas perceptibles.

Mayor rendimiento: el rendimiento a nivel energético de las unidades inverter actuales suele ser hasta casi del doble de aquellas que no usan esta tecnología.

Alargamiento de la vida útil del equipo: al no trabajar en régimen de on/off o todo o nada, el compresor se resiente menos y se puede alargar el período activo de funcionamiento del equipo.